Enfermedad felina de las vías urinarias bajas (FLUTD)

La enfermedad felina de las vías urinarias bajas o FLUTD se refiere al siguiente conjunto de signos clínicos:

  • Orina con sangre
  • Dificultad para orinar (lo que puede confundirse fácilmente con estreñimiento o dificultad para defecar)
  • Orinar/marcar en lugares inadecuados
  • Obstrucción urinaria (este problema ocurre casi exclusivamente en gatos machos)
  • Lavado o lamido constante del orificio urinario (normalmente causado por dolor en la zona)

Los gatos con FLUTD pueden presentar uno, varios o todos estos signos.

El tratamiento eficaz de este problema requiere conocer la causa de los síntomas del gato. La mayor limitación en estos casos es que cualquier enfermedad que cause inflamación de las vías urinarias bajas del gato va a cursar con los mismos signos clínicos, ya sea un tumor, una infección, presencia de cálculos o piedras urinarias, etc.

La edad del gato es de gran importancia a la hora de determinar qué problema es más probable.

Cuando miramos a todos los gatos que se presentan al veterinario con problemas del tracto urinario inferior:

  • Un 50% de estos gatos no se descubrirá ninguna razón que cause los signos clínicos a pesar de realizar numerosas pruebas (lo que significa que estos gatos sufren de lo que llamamos cistitis idiopática felina).
  • El 20% de los gatos tendrán cálculos o piedras urinarias (esto ocurre más frecuentemente en gatas hembra).
  • El 20% de los gatos tendrá una obstrucción urinaria.
  • El 1-5% tendrá infección urinaria.
  • El 1-5% tendrá cáncer en las vías urinarias.
  • El 1-5% habrá tenido algún traumatismo en las vías urinarias (debido a un atropello, caídas, etc.)
  • El 1-5% tendrá cálculos urinarios e infección urinaria a la vez.

[La edad media de los gatos que se presentan con signos urinarios es de 4 años].

Cuando miramos solamente a aquellos gatos con signos urinarios que tienen 10 años o más nos encontramos con un cuadro clínico diferente:

  • El 50% tendrá infección de orina.
  • El 10% tendrá cálculos o piedras urinarias.
  • El 17% tendrá cálculos e infección urinaria a la vez.
  • El 7%  tendrá obstrucción urinaria.
  • El 3% tendrá cáncer de las vías urinarias.
  • En el 5% no se encontrará una causa a pesar de múltiples pruebas (cistitis idiopática)
  • El 66% de los gatos tendrá cierto grado de fallo renal.
  • El 5% de los gatos tendrá incontinencia urinaria.

En la mayoría de los casos se deberán realizar análisis de orina.

Puesto que el 50% de los gatos mayores de 10 años sufren de infección urinaria, un cultivo de orina será un test necesario en estos gatos, pero quizá no sea tan necesario en gatos más jóvenes.

Su veterinario puede recomendar también la toma de radiografías para detectar la presencia de cálculos o piedras urinarias.

En casos en los que la sintomatología ocurre en gatos jóvenes, puede que el veterinario decida no realizar ningún test en primera instancia y decida realizar investigaciones sólo si los signos recurren. Es importante resaltar el elevado porcentaje de gatos adultos jóvenes para los que no se encuentra ninguna causa para los signos urinarios.

[Los signos del tracto urinario inferior en gatos macho pueden indicar la presencia de una obstrucción urinaria, lo que requiere tratamiento de urgencia. Si usted no está seguro de que su gato puede orinar, es importante que recuerde que esto puede necesitar tratamiento urgente y que contacte a su veterinario lo antes posible].

Últimos avances de investigaciones.

La vejiga puede estar afectada por un proceso sistémico asociado a un sistema de respuesta al estrés. Los síntomas pueden ocurrir como consecuencia de la colocación de un “gato sensible” en un entorno de “provocador”. Una vez más: relación entre el medio ambiente y la salud. Con la tecnología actual, tenemos la oportunidad de desarrollar estrategias de colaboración para aprender mucho más acerca del FLUTD. Hay que tener en cuenta que incluso los gatos presumiblemente sanos pueden desarrollar conductas de enfermedad cuando se exponen a ambientes suficientemente provocadores y la satisfacción de las necesidades ambientales de todos los gatos domésticos para asegurar su salud y bienestar es una responsabilidad que la cría de animales.

Una mayor comprensión de las causas específicas de FLUTD ha permitido que los esfuerzos diagnósticos y terapéuticos se dirijan a la identificación y eliminación de los trastornos subyacentes específicos.

La causa más común de FLUTD en los gatos menores de 10 años de edad es la cistitis idiopática felina (FIC), seguido de urolitos y tapones uretrales. Un diagnóstico se hace mediante exclusión de todas las demás causas de FLUTD.

En los gatos mayores de 10 años, las causas más comunes de FLUTD son infección del tracto urinario y / o urolitos. Es imprescindible que los veterinarios tengan un conocimiento profundo de FLUTD y cómo los diversos tratamientos afectan a los diferentes tipos de FLUTD. Los veterinarios juegan un papel muy importante en el tratamiento del FLUTD. La discusión del plan de tratamiento con el cliente es clave para la comprensión y el cumplimiento de la recomendación del veterinario y en última instancia la salud de la mascota del cliente.

En un estudio reciente, cuyo objetivo fue investigar los datos epidemiológicos, signos clínicos, resultados de análisis de orina y  causas de la enfermedad del tracto urinario inferior en un hospital veterinario de Alemania y determinar si  estos se correlacionaban con una etiología particular (se excluyeron los gatos que habían recibido un tratamiento previo durante el mismo episodio de FLUTD) en un total de 302 gatos, aquellos con FLUTD lo presentaban en temporadas con frecuencia similar. El diagnóstico más frecuente fue la cistitis idiopática felina (FIC) (55,0%), seguido por la infección bacteriana del tracto urinario (ITU) (18,9%), tapones uretrales (10,3%) y urolitiasis (7,0%). Una obstrucción uretral fue significativamente más frecuente en los gatos con FIC que en gatos con infección del tracto urinario. Los gatos con FIC y tapones uretrales fueron significativamente más jóvenes y que tenían significativamente mayor peso que los gatos con infección del tracto urinario y neoplasias. FIC y tapones uretrales fueron, significativamente, causas más frecuentes de FLUTD en gatos menores de 10 años en comparación con los gatos que tenían 10 años o más (65,2% frente a [vs] 35,8% y 13,3% frente a 3,0%), mientras que la incidencia de infección del tracto urinario y neoplasia aumentaron con la edad (12,9% vs. 41,8% y 1,0% vs. 13,4%). CONCLUSIÓN Y RELEVANCIA CLÍNICA: FIC y IU son los diagnósticos más comunes en los gatos con FLUTD, con una diferencia relacionada con la edad significativa en la incidencia.

En un estudio en el que se evaluaron análisis de orina de 111 casos primarios diagnosticados con FLUTD y 101 gatos sanos de control, las principales conclusiones fueron:

  • El aumento de peso corporal se asoció significativamente a mayores probabilidades de FLUTD.
  • La influencia de la edad y estado reproductivo era de menos importancia.

Cantidades crecientes de las células rojas sanguíneas y células epiteliales se asociaron significativamente con el aumento de las probabilidades de FLUTD.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS.

VP Client Information Sheets. VIN Community Contributors. Enfermedad feline de las vías urinarias bajas (FLUTD).  Wendy C. Brooks, DVM, DABVP.

Feline Idiopathic Cystitis: Diagnostics and Latest Research Findings. ACVIM 2014. C.A.T. Buffington1, DVM, PhD, DACVN; Jodi L. Westropp2, DVM, PhD, DACVIM; Dennis J. Chew1, DVM, DACVIM. 1Columbus, OH, USA; 2Davis, CA, USA.

Feline Lower Urinary Tract Disease: New Nutritional Approaches. ACVIM 2014. Kara M. Burns, MS, MEd, LVT, VTS (Nutrition). Wamego, KS, USA.

Feline lower urinary tract disease in a German cat population. A retrospective analysis of demographic data, causes and clinical signs. Tierarztl Prax Ausg K Klientiere Heimtiere. 2014; 42(4):231-9. R Dorsch1; C Remer; C Sauter-Louis; K Hartmann.

 

Evaluation of urinalyses from untreated adult cats with lower urinary tract disease and healthy control cats: predictive abilities and clinical relevance. J Feline Med Surg. December 2013; 15(12):1086-97. Heidi Sjetne Lund1; Randi Ingebjørg Krontveit; Ingvild Halvorsen; Anna Vigdís Eggertsdóttir

Alfredo Perez, Director de Hospital Veterinario Taco y Autor del libro: “Hepatologia clinica y cirugia hepatica en pequeños animales y exoticos“. Editorial servet 2012. Alicia Kabdur especializada en medicina interna y Oncología

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar